Los departamentos de nuestra iglesia son el elemento que la mantienen viva. Haz planes para involucrarte en unos de estos ministerios donde puedas usar tus talentos y compartir lo que Dios ha hecho en tu vida.
No importa cuál sea el departamento al cual te quieras unir, lo importante es que lo hagas en uno desde el que puedas servir y así crecer como discípulo de Jesús.