Mis queridos amigos:

Son tiempos de crisis, tiempos de dificultades, tiempos de reflexión pues parece que se amontonan a nuestro lado los peores momentos de nuestra vida, y esto no es más que lo que hemos predicado durante tanto tiempo “Y debes de saber esto: que los últimos días  vendrán tiempos difíciles”  2ª Tim 3:1

¿Y qué podemos hacer? ¿Parece todo perdido? ¿Para qué seguir viviendo? Son las preguntas que muchos hombres y mujeres, deambulando por este mundo, se hacen a sí mismo.

Te propongo lo siguiente:

“Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora  en secreto a tu Padre. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu recompensa”  Mt 6:6

1.- Entra en tu habitación, o en tu despacho, o en el jardín debajo  de un árbol, o en el lugar que elijas, cierra los ojos y desplázate con tu mente al cielo dónde está Jesús junto al Padre.

2.- Una vez allí cuéntale a Dios lo que te ocurre, lo que tienes en tu corazón, tus pesares, tus angustias, tus abatimientos, derrama tu corazón   en secreto entre tú y Él.

3.- No dudes que  Él está contigo a tu lado, que   pone su brazo encima de tus hombros y con cara de felicidad te sonríe, y oyes  “Ven a mí tú  que estás cansado y abrumado,  yo te  haré descansar”  Mt 11:28

4.- Relájate, medita  en sus palabras y con toda seguridad saldrás aliviado, tendrás un precioso día, le harás frente a las dificultades, a los inconvenientes que presenta la vida porque ya no serás tú sino que Cristo vivirá en ti y tú te dejaras llevar por Él.

Haz esto todas las mañanas, prepárate un versículo diferente cada día, medita en él y se cumplirá la Palabra que dice “Dios mío, tú eres mi Dios! De madrugada te buscaré, pues tengo sed de ti; mi ser entero te desea”  Sal 63:1

Pastor Javier Moliner from https://essayteach.com/

Share →